Ruta Urbana

CIEZA EN 1 DÍA

Realizar una ruta urbana por el casco antiguo de Cieza es casi una visita obligada para todo aquel que se acerca a nuestra localidad. Un paseo agradable, ameno, descubriendo las sorpresas que cada calle nos depara, y dejándonos envolver por las sensaciones, olores y, porqué no, sabores, que encontramos a nuestro paso. La ruta urbana que proponemos nos ayuda a conocer muchos de estos importantes edificios.

El casco antiguo de la localidad está jalonado de destacados edificios civiles y religiosos que han sido testigos directos y protagonistas de la historia pasada y reciente del municipio. Su propia configuración es el resultado de ese devenir histórico, resultado de acontecimientos que, a veces a “sangre y fuego”, han ido tejiendo y dando forma al entramado urbano de nuestra localidad. Limitado por el meandro que dibuja el río Segura a su paso por Cieza, el casco urbano ha ido creciendo hacia zonas más favorables, desarrollándose la nueva y moderna ciudad al otro lado de la calle Mesones que, como límite imaginario, tradicionalmente ha delimitado ambas partes.

Mercado de Abastos

Comenzamos nuestra ruta en la Plaza de España, junto al imponente edificio del Mercado de Abastos. Este mercado se construirá en la nueva zona de ensanche, rompiendo simbólicamente el corsé de la calle Mesones, -que hasta entonces delimitaba el casco urbano-, provocado por el crecimiento continuado de la población, que hará necesario la creación de una nueva área de desarrollo urbanístico de la ciudad. El edificio, de tendencia eclecticista, fue obra del arquitecto albaceteño Julio Carrilero, y su inauguración tuvo lugar el 3 de mayo de 1929, Día de la Cruz y día grande para los ciezanos, fecha en la que la imagen del querido Santo Cristo del Consuelo es llevado en procesión hasta su Ermita. Ese día, de manera excepcional, la imagen se desvió de su ruta tradicional para bendecir el nuevo edificio, signo inequívoco de la importancia y el valor del nuevo inmueble.

Monasterio de la Inmaculada Concepción

Siguiendo por la calle Mesones, encontramos el Monasterio de la Inmaculada Concepción, fundado en 1750. El edificio lo centra el claustro, de una extraordinaria sencillez y austeridad donde se desarrolla toda la vida y dependencias monásticas. La Iglesia, de una sola nave y sin fachada a la calle, se abre a un atrio propio del Monasterio, al cual se accede por un arco de medio punto en cuyo centro destacan las armas labradas en piedra de los fundadores. En frente se sitúa el Monumento a la Semana Santa Ciezana, realizado en bronce por el escultor ciezano Antonio Jesús Yuste Navarro, donde aparecen los principales elementos que forman parte de la idiosincrasia de la Semana Santa, de Interés Turístico Nacional.

Casa de las Artes

En la calle Cadenas encontramos la casa de la familia Marín-Barnuevo, reconstruida en la primera mitad del siglo XVIII. Rehabilitada a finales del s. XX, conserva los elementos más importantes como pueden ser las cerrajerías y el pórtico de entrada en la fachada principal. En la actualidad es utilizada como sede de actividades de enseñanza de música y danza, de ahí su nombre de Casa de las Artes.

Basílica de Ntra. Sra. de la Asunción

En la misma Plaza Mayor, reedificada en el siglo XVII y principios del XVIII sobre una iglesia anterior dedicada a Santa María, se ubica la basílica de Ntra. Sra. de la Asunción. Presenta tres entradas: Las laterales de San Pedro y la de Santa María, mientras que la fachada principal, con características propias de la arquitectura del barroco-rococó murciano, se abre hacia la Plaza Mayor. El interior presenta planta rectangular de tres naves, con la central más alta que las laterales y cubierta con bóveda de cañón, coro a los pies y cabecera plana. En su interior las capillas albergan bellos retablos e importantes esculturas de destacados tallistas.

Ayuntamiento de Cieza

En la Plaza Mayor encontramos el edificio del Ayuntamiento, remodelado con un estilo ecléctico por el arquitecto Justo Millán a principios del siglo XX. Alberga las dependencias municipales desde esa fecha. En su parte más central y culminando la fachada, destaca la presencia de un antiguo escudo de la villa, trasladado desde su antigua ubicación en el Pósito del Trigo, cuando fue demolido en 1943 y que se ubicaba en la calle del Barco-Cánovas del Castillo.

Ermita de San Bartolomé

La actual Ermita de San Bartolomé, en la Placeta del Santo y considerada como la construcción cristiana más antigua de Cieza, hunde sus raíces en los albores del nacimiento de la actual Cieza. El edificio, actualmente consta de dos plantas; la planta baja es la que guarda la imagen del Patrón de Cieza, “San Bartolomé”. En su planta superior, de perímetro octogonal, se encuentra el Conjuratorio, (siglo XVIII) desde el que se conjuraban las nubes cuando había indicios de tormentas.

Monumento a la Muda

Cuenta la leyenda que el 6 de abril de 1477 los habitantes de Cieza se encontraban escuchando misa en la Ermita de San Bartolomé cuando una vecina, que no tenía la facultad de hablar, observó desde el Balcón del Muro que se acercaban las tropas nazaríes con la intención de asaltar la villa. La “muda”, corrió para avisar a los lugareños y fue en ese momento cuando de su boca se escuchó: ¡Moros vienen!. Escultura realizada en bronce por el escultor ciezano Antonio Jesús Yuste Navarro

Balcón del muro

Conjunto histórico compuesto por la antigua fortaleza del siglo XV y la actual muralla, obra arquitectónica que data del año 1898.
Este enclave privilegiado fue testigo de acontecimientos históricos, tales como la sangrienta incursión que el 6 de abril de 1477 hizo sobre Cieza Abu-I-Hassan y sus tropas granadinas, y que dio como resultado el lema de nuestro escudo Por pasar la Puente nos dieron la muerte. De la antigua fortaleza mandada construir en el siglo XV por la Orden de Santiago, se conserva la Casa de la Encomienda y la Ermita de San Bartolomé.
Es una ventana abierta a la naturaleza, desde donde se puede apreciar toda la riqueza de la vega y el río Segura.

Museo Siyâsa

Inaugurado en mayo de 1999, alberga una magnífica muestra del patrimonio arqueológico de Cieza. Consta de cuatro niveles con una esplendida muestra del patrimonio arqueológico y etnográfico del territorio ciezano, que invita al visitante a recorrer la historia del municipio desde el Paleolítico hasta principios del siglo XX. Una de las joyas del museo es la reproducción a escala real de las casas 6 y 10 del despoblado árabe de Siyâsa, enclavado sobre el denominado Cerro del Castillo. Arcos y pórticos almohades y protonazaríes, yeserías y estucos decoran suelos y techos, así como un patio central que articula todas las estancias de la casa, transportan al visitante a otro tiempo.

Iglesia y Convento de San Joaquín

El Convento, hoy Parroquia de San Joaquín, fue construido por los frailes franciscanos y los propios vecinos de Cieza entre finales del siglo XVII y principios del XVIII. Destaca la sobriedad de su fachada apenas sin adornos, acorde a los principios de austeridad y probrezas propios de la Orden Franciscana.
Actualmente rehabilitado para su adecuación al uso de biblioteca pública, conserva su claustro interior, con cinco arcos de medio punto por lado y dos plantas. En el centro del patio se conserva un bello brocal de pozo. Iglesia decorada ya entrado el siglo XVIII, consta de una sola nave dividida en cuatro tramos, con capillas laterales, cabecera de planta rectangular y coro alto a los pies.

Paseo

Para finalizar el trayecto, como una prolongación de la esquina del convento, proyectado y construido (1886-1888) por el arquitecto D. Justo Millán Espinosa, es el paseo principal de la ciudad y habitual punto de encuentro de los ciezanos. Con el correr de los años ha sufrido numerosas remodelaciones y reparaciones, siendo la última efectuada en el año 1986 y en la que el artista ciezano José Lucas realizó una magnífica “exposición abierta”, en columnas y suelos, en lo que lo visual y lo literario se funden en perfecta armonía con el entorno y paisaje urbano.

Visitas guiadas por el casco antiguo

X